Disidentes cubanos asisten a Misa y protestan un día antes de la llegada del papa

By | March 26, 2012

 

Las mujeres iniciaron esta marcha semanal nueve años atrás para llamar la atención sobre el encarcelamiento de sus maridos, hijos y hermanos. Los últimos prisioneros fueron liberados la primavera pasada tras un acuerdo negociado por el cardenal Jaime Ortega Alamino, arzobispo de La Habana.

Las Damas de Blanco han seguido con su marcha desde esta iglesia cada domingo a pesar de que aquellos a los que aman ya han sido liberados, pues muchos de ellos todavía sufren la represión del Gobierno y Cuba sigue arrestando a disidentes.

Elizardo Sánchez Santa Cruz, presidente de la Comisión Cubana para los Derechos Humanos y la Reconciliación, dijo en una declaración el 25 de Marzo que al menos 70 “disidentes pacíficos”, incluidas 15 Damas de Blanco, han sido detenidos en los últimos cuatro días como parte de una campaña lanzada por el Gobierno antes de la visita del papa Benedicto XVI, que llega a Cuba el 26 de Marzo.

“Venimos todos los domingos, luchamos por la libertad”, dijo Jacqueline Boni Echevarría, vestida de blanco y portando un gladiolo color naranja claro. Detalló que su hijo había sido arrestado por “tener ideas diferentes a las del Gobierno”.

Miriam Reyes, también vestida de blanco y con un gladiolo, dijo que las mujeres empiezan y acaban su marcha recitando el Ave María porque “la Virgen nos da fuerza… Somos pobres. No tenemos nada, no tenemos derechos. Ella nos inspira”.

Las mujeres dijeron a los periodistas que quieren reunirse con el papa Benedicto. Prometieron que no se vestirían todas de blanco y que no llevarían fotógrafos con ellas para que el encuentro no se convierta en un acto mediático.

Antes del viaje, el padre jesuita Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, dijo que por el momento no había ningún encuentro previsto con disidentes cubanos, aunque no descartó completamente que pueda añadirse alguno a última hora al programa papal.

Monseñor José Félix Pérez Riera, pastor de Santa Rita y secretario adjunto de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, explicó al Catholic News Service que estas mujeres son bienvenidas en su iglesia porque “participan correctamente en la Misa. El único problema está en los periodistas que interrumpen la liturgia”.

Hablando después de la Misa en una mezcla de español, inglés e italiano, monseñor Pérez interrumpió varias veces la entrevista para decir a los serviciales feligreses que dejaran las puertas de la iglesia abiertas.

“Todo el mundo es bienvenido aquí para encontrar a Jesús”, explicó a los reporteros. El pastor también dijo que ha dejado que las Damas de Blanco utilicen su iglesia porque “Santa Rita fue una mujer que sufrió mucho a causa de su marido y sus hijos. La llamamos ‘la abogada de lo imposible’, la santa patrona de las causas imposibles, y estas mujeres parece que tienen necesidad de ese tipo de intervención poderosa”.

“La otra razón es porque esta iglesia es muy visible”, dijo. “Embajadores y periodistas extranjeros vienen aquí”, ya que la parroquia está en un exclusivo barrio lleno de embajadas. Esta visibilidad les ofrece cierta protección, a pesar de que con frecuencia, las mujeres son detenidas durante unas horas antes de ser puestas en libertad de nuevo.

La Misa del 25 de Marzo estuvo salpicada de oraciones y referencias a la visita del papa Benedicto a Cuba. Monseñor Pérez dijo a los congregados que el papa viene a Cuba para confirmar a la gente en la fe y animarles a educar sus conciencias y fortalecer su caridad.

El mensaje del Evangelio es lo contrario del “poder y la arrogancia”, destacó en la homilía; es lo contrario de las personas que tratan de prevalecer por la fuerza.

Hoy, en Cuba, dijo, todo el mundo habla del deseo de cambio, pero sería “un error pensar que sólo los demás tienen que cambiar, el cambio debe tener lugar en el corazón de todos”.

Related Posts

Scroll to Top