El papa da las gracias a los obispos latinoamericanos y les urge a continuar con la evangelización

By | March 27, 2012

El papa Benedicto dijo que los obispos se merecen todo el “agradecimiento y admiración” porque “siembran el evangelio entre espinas, unas en forma de persecución, otras de marginación o menosprecio”. También reconoció la falta de dinero y personal que sufren, así como “las trabas que se imponen a la libertad de la Iglesia en el cumplimiento de su misión”.

El papa les animó a perseverar, citando pasajes bíblicos del Antiguo y del Nuevo Testamento como evidencia de que “la maldad y la ignorancia de los hombres no son capaces de frenar el plan divino de salvación, la redención”.

Benedicto XVI recordó su primer viaje papal a América Latina, en 2007, cuando se dirigió a la V Conferencia General de Obispos de América Latina y el Caribe en Aparecida, Brasil. En ese evento lanzó la llamada misión continental, cuyo objetivo es revitalizar a la Iglesia en toda la región, una campaña inspirada en la nueva evangelización que el papa Benedicto ha convertido en una de las prioridades de su pontificado.

La misión continental “está ya cosechando tantos frutos de renovación eclesial”, especialmente animando a los fieles a leer las Escrituras, dijo el papa.

También urgió a los obispos a alentar a sus sacerdotes y dirigirles, cuando sea necesario, “su paterna admonición sobre actitudes improcedentes”. También les recordó que los laicos católicos que se comprometen en las actividades educativas y caritativas de la Iglesia no deberían “sentirse tratados como quien apenas cuenta en la Iglesia”.

A pesar de que su discurso se centró principalmente en alentar la devoción de los fieles y no tanto en abordar los problemas sociales de América Latina, el papa urgió a los obispos a estar “al lado de quienes son marginados por la fuerza, el poder o una riqueza que ignora a quienes carecen de casi todo”.

“La Iglesia no puede separar la alabanza de Dios del servicio a los hombres”, señaló.

Tras la celebración de las vísperas, el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, ofreció una cena a los obispos en el patio de la catedral.

En el discurso que pronunció ante sus huéspedes, el cardenal Bertone afirmó que “la libertad del hombre para buscar la verdad y profesar las propias convicciones religiosas, tanto en privado como en público” es un derecho fundamental.

“Es de desear que en México este derecho fundamental se afiance cada vez más, conscientes de que este derecho va mucho más allá de la mera libertad de culto”, dijo. Estas palabras hacían aparente referencia a la enmienda a la Constitución que ha sido propuesta ante el Senado mexicano y cuya finalidad es expandir considerablemente la libertad de la Iglesia, entre otros modos, facilitando que se puedan celebrar ceremonias religiosas en público y establecer medios de comunicación religiosos. Durante gran parte del siglo XX, la ley mexicana prohibió las escuelas gestionadas por la iglesia y el uso público de vestimenta clerical o hábitos religiosos.

Las palabras del cardenal Bertone también tuvieron relevancia para Cuba, a donde el papa viajaría al día siguiente y donde el Gobierno comunista todavía impide la construcción de nuevas iglesias y limita estrictamente el acceso de la Iglesia Católica a los medios de comunicación.

Varios defensores de los derechos humanos en Cuba fueron arrestados tras pedir públicamente que quisieran reunirse con el papa durante su visita. Según se ha informado, las autoridades también advirtieron a los críticos con el régimen que no participaran en las liturgias públicas del papa en Santiago de Cuba y en La Habana.

Related Posts

Scroll to Top