Obispo dice que a egipcios se les agota la comida porque temen salir

By Por Catholic News Service | August 22, 2013

CIUDAD DEL VATICANO — Un obispo católico de Luxor, a unas 400 millas al sur de El Cairo, dijo que los musulmanes y los cristianos temen salir de sus casas; debido a que las tiendas están cerradas y nadie se aventura a salir, a muchos se les está agotando el alimento.

El obispo católico copto Youhannes Zakaria de Luxor dijo a Fides, la agencia noticiosa de la Congregación Para la Evangelización de los Pueblos: “Estoy llorando por todas estas personas sencillas, musulmanes y cristianos, que viven en las villas cercanas y no tienen nada porque sus suministros de alimentos se están agotando y la gente teme salir de sus casas”.

“Ni siquiera aquellos que tienen dinero pueden comprar alimento porque todas las tiendas están cerradas”, él dijo a Fides el 20 de agosto. “Me gustaría ir a ayudarles yo mismo, pero no puedo porque yo también estoy obligado a permanecer adentro”.

Después que la policía egipcia y la milicia disgregaran campamentos de manifestantes que protestaban la destitución del presidente Mohammed Morsi, otras manifestaciones se llevaron a cabo el 16 de agosto, incluyendo en Luxor.

“Después de ser perseguidos desde el centro de Luxor, los manifestantes pro Morsi llegaron bajo mi residencia gritando ‘¡muerte a los cristianos’! Afortunadamente la policía llegó a tiempo para salvarnos. Ahora la policía y el ejército tienen dos vehículos blindados estacionados aquí”, dijo el obispo Zakaria.

Aunque la muerte y destrucción en Luxor no ha sido tan extensa como en otras partes de Egipto, el obispo dijo que las casas de algunos cristianos han sido quemadas y parece prudente que la gente no salga si es posible.

“Por razones de seguridad”, el dijo, ellos cancelaron la celebración del 22 de agosto del Tránsito de María, equivalente oriental de la fiesta de la Asunción.

El obispo dijo que los Hermanos Musulmanes persiguen a los cristianos porque “piensan que los cristianos son la causa de la caída de Morsi. Es cierto que los cristianos participaron en las manifestaciones contra Morsi, pero 30 millones de egipcios, la mayoría de ellos musulmanes, salieron a la calle en contra del depuesto presidente”, él dijo.

“Al atacar a los cristianos quieren impulsar a Egipto hacia el caos”, dijo el obispo Zakaria.
Padre Fady Saady, sacerdote católico copto de la provincia de Luxor, dijo que su iglesia había suspendido las actividades nocturnas, incluidos los juegos para niños y las reuniones de jóvenes, debido a un nuevo toque de queda a las 7 p.m. Él dijo que la Misa por el Tránsito de María sería a las 5 p.m., en vez de la usual 08:30 o 9 p.m.

“Todavía hay un estado de nerviosismo y pensamientos de que quedan más dificultades por delante”, dijo padre Saady a CNS vía teléfono desde su parroquia en la ciudad de Naqada el 20 de agosto.

Él dijo que Naqada había “hasta ahora” evitado los ataques vistos contra iglesias, escuelas y casas cristianas en otros lugares en todo Egipto. Él dijo que los ataques más recientes contra los cristianos eran peores que los que ocurrieron durante la década de 1990 “porque (los Hermanos Musulmanes) están atacando abiertamente, a diferencia de antes, cuando estaban atacando en secreto”.

La iglesia copta de Egipto ha dicho que apoya la milicia del país ante lo que llama “una guerra contra el terror” contra los Hermanos Musulmanes, a quienes funcionarios eclesiásticos y militares culpan por los ataques contra instalaciones cristianas, gubernamentales y de seguridad. Los Hermanos Musulmanes han negado haber usado violencia en su campaña para restaurar a Morsi en el puesto.

El 20 de agosto el patriarca católico copto de Egipto, Ibrahim Isaac Sedrak envió condolencias a las familias de soldados asesinados durante el ataque del 19 de agosto en la región Sinaí del país.

Related Posts

Scroll to Top