Operación Mariposa procura justicia para inmigrantes, dicen en asamblea LCWR

By Laura Dodson | Catholic News Service | August 22, 2013

ORLANDO, Florida — El último día de la asamblea anual de la Conferencia de Liderato de Religiosas (LCWR) comenzó con un llamado de tambor.

“Como es nuestra costumbre, sacamos tiempo en cada una de nuestras asambleas para escuchar el llamado de Dios mientras este nos llega de parte de nuestros hermanos y hermanas con quienes trabajamos diariamente para establecer el reino de Dios”, dijo la hermana franciscana Pat Farrell, pasada presidenta de LCWR y la receptora del 2013 del premio por liderato sobresaliente.

El 16 de agosto la asamblea de 825 religiosas reunida en el hotel y centro de conferencias Caribe Royale en Orlando fue recibida por una procesión de adultos y niños que cargaban banderas de mariposas y montajes fotográficos de personas atrapadas dentro de alas retraídas que representaban la pobreza y el temor.

“Le damos la bienvenida a los miembros del centro Hope CommUnity en Apopka, Florida”, dijo la hermana Farrell, quienes compartirán sus historiales personales, su lucha por la reforma justa de nuestro descompuesto sistema de inmigración y su propio compromiso con la acción para la justicia”.

La hermana Gail Grimes, de las Hermanas de Notre Dame de Namur y una de las cuatro fundadoras del ministerio a los trabajadores agrícolas en 1971, explicó que la mariposa monarca fue escogida como símbolo porque “esta viaja hacia y desde México sin pasaporte alguno”.

Ella entonces presentó a tres adultos jóvenes que ofrecieron testimonio de lo que significa criarse en Estados Unidos y solamente soñar con hacerse ciudadanos.

“Todos los días agradezco a Dios por mis experiencias de ser indocumentada para poder ayudar a otros en este esfuerzo”, dijo Evelyn Rivera, de 24 años de edad, quien vino a Estados Unidos desde Medellín, Colombia, cuando tenía 3 años de edad y tiene la esperanza de algún día hacerse enfermera. Ella es voluntaria en el centro Hope CommUnityy y recientemente fue empleada como organizadora de United We Dream, entidad nacional para inmigrantes liderada por jóvenes.

“En el 2007 mis hermanos y yo observamos a nuestra madre ser arrestada durante una parada de tránsito, esposada y llevada para deportación”, dijo Rivera. “En junio de este año, mediante Operación Mariposa, tres de nosotros los estudiantes fuimos hasta la frontera en Nogales, Arizona, y pudimos ver a nuestras madres por primera vez. Pudimos solamente abrazarlas y besarlas con una cerca entremedio, pero me aferro a ese sentir a mi madre”.

Durante la conclusión del programa, la hermana Ann Scholz, de las Hermanas Escolásticas de Notre Dame y directora asociada de LCWR para la misión social, animó a todos a comunicarse con sus representantes en el congreso para instarlos a aprobar legislación que reforme el sistema actual de inmigración.

“Nuca debemos olvidar que esto no se trata de política, sino de personas”, dijo la hermana Scholz. “Se trata de una lucha por el corazón y el alma de esta nación. Tenemos que convertirnos en el pueblo que decimos ser o perderemos nuestras almas”.

Related Posts

Scroll to Top