Cristianos deberían disculparse por ayudar a marginar homosexuales, dice el papa

By Cindy Wooden | Catholic News Service | June 30, 2016

A BORDO DEL VUELO PAPAL DESDE ARMENIA — Los católicos y otros cristianos no solamente tienen que disculparse con la comunidad homosexual, sino que también tienen que pedirle perdón a Dios por las maneras en que hayan discriminado contra personas homosexuales y fomentado la hostilidad contra ellos, dijo el papa Francisco.

“Pienso que la iglesia no solo tiene que decirle que lo lamenta a la persona que ha ofendido, sino también a los pobres, a las mujeres explotadas” y a cualquiera que la iglesia no defendió cuando pudo, él dijo a reporteros el 26 de junio.

Pasando casi una hora contestando preguntas de los reporteros que viajaban con él, al papa Francisco se le pidió que comentara sobre comentarios que alegadamente unos cuantos días antes hizo el cardenal Reinhard Marx, presidente de la conferencia episcopal alemana, de que la iglesia tiene que disculparse con las personas homosexuales por contribuir a su marginación.

Ante la mención de la masacre a principios de junio en un club nocturno gay en Orlando, Florida, el papa Francisco cerró los ojos, como si tuviese dolor, y movió su cabeza en consternación.

“La iglesia tiene que decir que lamenta no haberse comportado como debió muchas veces, muchas veces — cuando digo ‘iglesia’ quiero decir nosotros los cristianos porque la iglesia es santa; nosotros somos los pecadores”, dijo el papa. “Nosotros los cristianos tenemos que decir que lo lamentamos”.

Cambiando al plural “nosotros” lo que dijo en el pasado, el papa Francisco dijo que a una persona gay “que tiene buena voluntad y está buscando a Dios, ¿quiénes somos para juzgarlo?”.

El Catecismo de la Iglesia Católica es claro, él dijo. “No se puede discriminar en su contra. Tienen que ser respetados y pastoralmente acompañados”.

El papa dijo que la gente tiene derecho a quejarse sobre ciertas demostraciones de orgullo homosexual que ofenden la fe o las sensibilidades de otros, pero que no era de eso que el cardenal Marx hablaba, el dijo.

El papa Francisco dijo que cuando se criaba en Buenos Aires, Argentina, parte de una “cultura católica cerrada”, buenos católicos ni siquiera entraban a la casa de una persona divorciada. “¡La cultura ha cambiado y gracias a Dios!”.

“Nosotros los cristianos tenemos mucho por lo cual disculparnos y no solamente en este renglón”, él dijo refiriéndose otra vez al trato hacia las personas homosexuales. “Pidamos perdón y no simplemente digamos que lo lamentamos. Perdónanos, Señor”.

Demasiado a menudo, él dijo, los sacerdotes actúan como patrones en vez de actuar como padres, “un sacerdote que golpea a la gente en vez de abrazarlos y es bueno, consuela”.

El papa Francisco insistió que hay muchos sacerdotes buenos en el mundo y “muchas Madres Teresas”, pero que la gente en muchos casos no los ve porque “la santidad es modesta”.

Igual que cualquier otra comunidad de seres humanos, la Iglesia Católica está compuesta por “gente buena y gente mala”, él dijo. “El grano y la cizaña — Jesús dice que el reino es de esa manera. Eso no debería escandalizarnos”, pero oremos para que Dios haga crecer más el trigo y menos la cizaña.

Al papa Francisco también se le preguntó sobre él estar de acuerdo en que la Unión Internacional de Superioras Generales estableciera una comisión para estudiar el rol histórico de las diaconisas con miras a considerar la posibilidad de instituir tal ministerio hoy día.

Tanto la hermana Carmen Sammut, presidenta del grupo de hermanas, y el cardenal Gerhard Muller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, le han enviado listas de nombres de personas para servir en la comisión, dijo el papa. Pero él todavía no ha escogido los miembros.

Como dijo en la reunión con las superioras, el papa Francisco dijo ante los reporteros que su entendimiento es que las diaconisas de los primeros tiempos de la iglesia ayudaban a los obispos con el bautismo y la unción de mujeres, pero que no tenían un rol como el que tienen los diáconos de hoy día.

El papa también bromeó sobre un presidente que una vez dijo que la mejor manera de enterrar la solicitud de acción de alguien era nombrar una comisión para estudiarla.

Poniéndose serio, sin embargo, el papa Francisco insistió que el rol de la mujer en la Iglesia Católica va mucho más allá de cualquier puesto que tengan y dijo que hace unos 18 meses nombró una comisión de teólogas para discutir las contribuciones de la mujer a la vida de la iglesia.

“Las mujeres piensan diferente a los hombres”, él dijo, “y no podemos tomar decisiones buenas y sólidas sin escuchar a las mujeres”.

Durante la conferencia de prensa en vuelo, el papa Francisco también dijo:

— Él cree que “las intenciones de Martín Lutero” no era erróneas al querer reformar la iglesia, pero que “algunos de sus métodos no eran correctos”. La iglesia en la centena de 1500, él dijo, “no era exactamente un modelo a imitarse”.

— Él usó la palabra “genocidio” para describir la masacre de un estimado de 1.5 millones de armenios entre 1915 y 1918 porque esa era la palabra usada comúnmente en su nativa Argentina y ya la había usado hace un año. Aunque dijo que sabía que Turquía está en contra de esa palabra, “hubiese sonado extraño” no usarla en Armenia.

— El retirado papa Benedicto XVI es un “hombre sabio”, un valioso consejero y una persona dedicada a orar por la iglesia completa, pero ya no puede considerarse que esté ejerciendo el ministerio papal. “Hay solamente un papa”.

— Brexit, el referendo mediante el cual Gran Bretaña votó a favor de abandonar la Unión Europea, demuestra cuánto trabajo queda por hacerse en la UE para promover la unión continental mientras se respetan las diferencias de los países miembros.

— El Sagrado y Gran Sínodo Pan-Ortodoxo fue un importante primer paso en que la ortodoxia hable con una sola voz, aunque cuatro de las 14 iglesias ortodoxas independientes no asistieron a la reunión en Creta.

— Cuando viaje a Azerbaiyán en septiembre, él le dirá a los líderes de la nación y al pueblo que los líderes y el pueblo armenio quieren la paz. Los dos países han estado en una situación de tensión desde 1988 en cuanto al control de Nagorno-Karabakh, un enclave predominantemente armenio en Azerbaiyán.

Related Posts

Scroll to Top