Papa Francisco: La crueldad no terminó en Auschwitz; continúa hoy en día

By Junno Arocho Esteves | Catholic News Service | August 3, 2016

CRACOVIA, POLONIA — La crueldad no terminó con el Holocausto, sino que se ha continúa con el sufrimiento de las personas que viven en la guerra, los indigentes y la persecución, dijo el papa Francisco.

“Esta crueldad existe hoy. Decimos: ‘Sí, hemos visto la crueldad hace 70 años; cómo murieron baleados, colgados, o víctimas de gas’. Pero hoy en día, hay guerra en muchos lugares del mundo, sucede lo mismo”, dijo el papa a una multitud que se reunió por la tarde el 29 de julio en las afueras de la residencia donde se hospeda el arzobispo de Cracovia donde el papa se alojaba.

Las palabras del papa se dieron al final del día centrándose en el sufrimiento de los inocentes. Inició con una oración en silencio en el campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau en Oswiecim, seguido de una visita a un hospital local de niños y además participó con los jovenes en  en el parque Blonia.

El papa lo calificó como “un día de dolor”, y los cristianos se unen en el sufrimiento de Jesús mediante el Vía Crucis.

Cristo no sólo “sufrió hace 2,000 años”, sino que sigue sufriendo en el mundo de hoy.

“Mucha gente sufre: los enfermos, los que están en guerra, los indigentes, los hambrientos, los que dudan, aquellos que no sienten felicidad, la salvación o que sienten el peso de sus propios pecados”, agregó.

Antes de los horrores indescriptibles y sufrimiento — en especial el dolor de los niños que sufren — los cristianos deben de preguntarse por qué sucede (el sufrimiento), continuó el papa.

“No hay respuesta para esa pregunta”, dijo el papa.

El papa también dijo que su visita a Auschwitz- Birkenau era un recordatorio de “tanto dolor, tanta crueldad” que los seres humanos son capaces de infligir.

“¿Es posible que nosotros, los hombres y las mujeres, creados a semejanza de Dios, seamos capaces de hacer estas cosas? Estas cosas se hicieron. No quiero amargarlos, pero tengo que decir la verdad. La crueldad no terminó en Auschwitz, en Birkeneau. Incluso hoy en día, se tortura a personas; tantos prisioneros son torturados para obligarlos a hablar. ¡Es terrible!” exclamó.

“Lo que yo estoy diciendo es un poco triste, pero es la realidad. Pero el hecho de que Jesús ha tomado sobre sí todas estas cosas es también una realidad”, dijo el papa.

Jesús ama a todos a pesar de sus pecados, concluyó, invitando a los jóvenes a orar juntos por aquellos que sufren de “tantas cosas malas, por tanta la maldad”.

“Cuando hay lágrimas, un niño busca a su madre. Nosotros los pecadores, también, somos niños; busquemos a nuestra madre y oremos juntos a la virgen”, finalizó.

Related Posts

Scroll to Top