El papa dice a cardenales nuevos que sirvan a la gente, afronten pecados

By Catholic News Service | June 29, 2017

CIUDAD DEL VATICANO — Los cardenales no son llamados a ser “príncipes” de la iglesia, sino a servirle al pueblo de Dios y afrontar los pecados del mundo, el papa Francisco le dijo a cinco nuevos cardenales.

Jesús “los llama a servir como él y con él. A servir al Padre y a los hermanos”, dijo el papa el 28 de junio mientras creaba cinco nuevos cardenales de cinco naciones.

Los nuevos cardenales creados durante el servicio de oración en la Basílica de San Pedro son Jean Zerbo de Bamako, Mali, de 73 años de edad; Juan José Omella de Barcelona, España, de 71 años; Anders Arborelius de Estocolmo, de 67 años; Louis-Marie Ling Mangkhanekhoun, vicario apostólico de Pakse, Laos, de 73 años; y Gregorio Rosa Chávez, de 74 años, obispo auxiliar de San Salvador, El Salvador.

Después de recitar el Credo y pronunciar un juramento de fidelidad al papa Francisco y sus sucesores, cada cardenal, en su nueva sotana roja, llegó hasta el papa y se arrodilló ante él. El papa le dio a cada uno el anillo de cardenal, un solideo rojo y un birrete rojo de tres crestas. El color que los cardenales visten son un recordatorio de que tienen que ser valientes y fieles a Cristo, a su iglesia y al papa al punto de derramar sangre si es necesario.

Ellos también recibieron un rollo como testimonio de su nombramiento como cardenales y el nombre de sus “iglesias titulares” en Roma. La asignación de una iglesia es señal de que ahora son miembros del clero de la diócesis del papa.

Después del consistorio, el papa Francisco y los nuevos cardenales visitaron al retirado papa Benedicto XVI en el monasterio Mater Ecclesiae, su residencia en los jardines del Vaticano.

La lectura del Evangelio durante el consistorio fue la narración de san Marcos del orgullo y la ambición de Santiago y Juan de tener puestos de poder y recibir honores y cómo los demás discípulos reaccionaron indignados con celos (Marcos 10:32-45).

Jesús corrige a sus discípulos explicándoles que los líderes paganos son los que tratan con prepotencia a sus pueblos y “entre ustedes no debe suceder así”. El papa dijo que los cardenales, como líderes, como Cristo, están allí para ser esclavos y servir a los demás.

La lectura del Evangelio, él dijo, demuestra cómo Jesús le pidió a sus discípulos “mirar la realidad, a no distraerse por otros intereses, por otras perspectivas”.

La realidad es siempre la cruz, él dijo, y los pecados que los cardenales tienen que enfrentar hoy día incluyen “los inocentes que sufren y mueren a causa de las guerras y el terrorismo; es la esclavitud que no cesa de pisar la dignidad también en la época de los derechos humanos; la realidad es la de los campos de prófugos que a veces se asemejan más a un infierno que a un purgatorio; la realidad es el descarte sistemático de todo lo que ya no sirve, incluidas las personas”.

Jesús “no los ha llamado para que sean ‘príncipes’ en la iglesia, para que ‘se sienten a su derecha o a su izquierda'”, el papa le dijo a los cardenales. “Los llama a servir como él y con él”.

Related Posts

Scroll to Top