El papa: La sociedad necesita sindicatos laborales y que sean inclusivos

By Junno Arocho Esteves | June 29, 2017

CIUDAD DEL VATICANO — Los sindicatos laborales que protegen y defienden la dignidad del trabajo y los derechos de los obreros siguen teniendo un rol esencial en la sociedad, especialmente promoviendo la inclusión, dijo el papa Francisco.

“No hay una buena sociedad sin un buen sindicato y no hay un buen sindicato que no renazca todos los días en las periferias, que no transforme las piedras descartadas por la economía en piedras angulares”, dijo el papa Francisco el 28 de junio durante una audiencia con líderes sindicales italianos.

“No hay justicia juntos si no es junto con los excluidos de hoy”, él le dijo a miembros de la Confederación Italiana del Sindicato de Trabajadores.

Los sindicatos, él dijo corren el peligro de perder su “naturaleza profética” cuando se vuelven demasiado parecido a las instituciones que deberían criticar, él dijo. “El sindicato, con el pasar del tiempo, ha acabado por parecerse demasiado a la política, o mejor dicho, a los partidos políticos, a su lenguaje, a su estilo”.

Los sindicatos laborales tienen que vigilar y proteger a los trabajadores, pero también tienen que defender los derechos de los que están “fuera de las murallas”, particularmente aquellos que están jubilados y excluidos “que también están excluidos de los derechos y de la democracia”.

El papa Francisco denunció las situaciones en que los niños son obligados a trabajar en vez de permitírseles estudiar, que es “el único ‘trabajo’ bueno” para los niños

Mencionando una de sus preocupaciones expresadas frecuentemente, el papa le dijo a los líderes sindicales que una sociedad que deja sin empleo a los hombres y mujeres jóvenes es “necia y miope”.

“Cuando los jóvenes están fuera del mundo del trabajo las empresas carecen de energía, de entusiasmo, de innovación, de alegría de vivir, que son bienes comunes preciosos que mejoran la vida económica y la felicidad pública”, él dijo.

El discurso del papa inauguró la conferencia nacional del sindicato bajo el tema “Para la persona, para el trabajo”.

Reflexionando sobre el tema, el papa dijo que el trabajo sin respeto por la persona “termina por convertirse en algo inhumano”, mientras que una persona sin trabajo es incompleta.

La persona verdaderamente florece cuando tiene empleo, “la forma más común de cooperación que la humanidad haya producido en su historia”, dijo el papa.

“El trabajo es una forma de amor cívico, no es un amor romántico ni siempre intencional, pero es un amor verdadero, auténtico, que nos hace vivir y saca adelante el mundo”, él dijo.

Los hombres y las mujeres, él continuó, no fueron creados solamente para trabajar, sino que también tienen que disfrutar de una “saludable cultura del descanso”, que “no es pereza, es una necesidad humana”.

El papa Francisco dijo que le pregunta a los padres si juegan con sus niños y a menudo algunos padres y madres le dicen que salen a trabajar cuando sus hijos todavía duermen o llegan a la casa cuando ya están en la cama.

“Esto es inhumano”, él dijo. “Por eso, junto con el trabajo, hay que tener la otra cultura (del descanso). Porque la persona no es solamente trabajo; porque no trabajamos siempre y no siempre tenemos que trabajar”.

Related Posts

Scroll to Top