Obispos expresan desilusión con acciones de funcionario en Texas

WASHINGTON — Los obispos católicos de Texas expresaron desilusión con un funcionario de Texas que le dijo a la administración del presidente Donald Trump que terminara una política de protección para jóvenes inmigrantes indocumentados o enfrentara una demanda en septiembre. Los obispos también expresaron frustración con el Congreso estadounidense por no tomar acción para ayudar a los jóvenes que ahora enfrentan un futuro incierto.

En una carta publicada el 20 de julio dirigida al procurador general de Texas, Ken Paxton, los obispos de Texas expresan su desilusión con la exigencia del procurador, quien pide que la administración termine el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (conocido por DACA), ley promulgada en el 2012 por el entonces presidente Barack Obama. Aunque DACA no provee un estado legal, da protección de deportación y da autorización para trabajar legalmente en Estados Unidos a jóvenes que entraron al país sin documentación cuando eran menores de edad — siempre y cuando cumplan ciertos criterios.

Los obispos también culparon al congreso por el futuro incierto que enfrentan los jóvenes beneficiarios de DACA que, “junto con incontables otros migrantes que verdaderamente creen en el sueño estadounidense son víctimas de un sistema descompuesto”, ya que miembros del congreso no han podido aprobar ningún tipo de reforma migratoria.

A fines de junio funcionarios de nueve estados, la mayoría procuradores generales, y un gobernador, se unieron a Paxton pidiendo que la administración del presidente Trump termine con DACA, amenazando al gobierno con presentar una demanda el 5 de septiembre si el programa continúa.

Pero el presidente Donald Trump parece no estar claro sobre el futuro del programa. Cuando era candidato, él dijo que terminaría con DACA. Como presidente dijo que la decisión es difícil y recientemente dijo que todavía está considerando qué hacer al respecto.

Funcionarios de Idaho, Arkansas, Alabama, Idaho, Kansas, Luisiana, Nebraska, Carolina de Sur, Tennessee y West Virginia se unieron para exigir que se termine el programa. El procurador estatal de California le envió una carta a Paxton el 21 de julio y, apoyado por otros 19 procuradores generales, se opuso a la solicitud de terminar DACA.

El 20 de julio el senador republicano Lindsey Graham de Carolina de Sur y el senador demócrata Dick Durbin de Illinois, junto con otros, presentaron una versión nueva de lo que en el pasado se ha llamado la legislación DREAM, que propone legalizar a beneficiarios de DACA, y posiblemente ofrecer una ciudadanía para ellos más tarde.

“Esto es lo correcto y la forma compasiva de hacerlo”, dijo el arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles en una carta del 21 de julio.

Sin embargo, el día antes de que el proyecto legislativo fuera presentado, funcionarios de la Casa Blanca le dijeron al servicio de noticias McClatchy que el presidente no apoyaría tal legislación aunque el congreso la apruebe.

En Texas, dice la carta de los obispos, terminar DACA resultaría en la deportación de 117,000 jóvenes. Se dice que en toda la nación entre 750,000 y 800,000 han pedido protección bajo DACA, que requiere que los solicitantes no tengan antecedentes penales, hayan servido honorablemente en la fuerza armada de Estados Unidos, estén actualmente matriculados en una escuela o se hayan graduado de escuela secundaria u obtenido el Diploma de Educación General conocido como GED.

“Estos individuos contribuyen a la economía, sirven honorablemente en nuestras fuerzas armadas, se destacan en nuestras escuelas y universidades, ministran en nuestras iglesias y son voluntarios en nuestras comunidades. Los tejanos deberían estar orgullosos de considerarlos nuestros”, dice la carta de los obispos.

Los obispos le dicen a Paxton que “esté consciente de la dignidad de los migrantes y de nuestros valores de Texas”. Hablaron también sobre la separación de la familia que experimentan algunos de los beneficiarios de DACA, conocidos como “Dreamers”.

“Bajo nuestro sistema federal las esperanzas de los migrantes de una vida mejor en muchos casos son recibidas con modos de pensar burocráticos”, dice la carta, y le recuerdan a Paxton que los tejanos están “en contra de tal pensar porque ellos valoran tanto la libertad como la oportunidad”.