Profesando inocencia, cardenal Pell enfrentará acusaciones en Australia

By Cindy Wooden | Catholic News Service | July 3, 2017

CIUDAD DEL VATICANO — Proclamando su inocencia después de haber sido acusado de abuso sexual, el cardenal australiano George Pell dijo que quiere la oportunidad de defenderse en la corte.

“Soy inocente de estas acusaciones. Son falsas. La idea del abuso sexual es detestable para mí”, él dijo el 29 de junio durante una breve conferencia de prensa en el Vaticano.

Greg Burke, director de la oficina de prensa del Vaticano, dijo que el papa Francisco le había concedido al cardenal Pell una ausencia de su puesto como prefecto de la Secretaría de Economía del Vaticano para que él pudiera trabajar en su defensa.

El cardenal Pell, Burke añadió, no participará en ninguna liturgia pública mientras su caso esté bajo consideración.

“Ha habido un implacable ataque contra mi reputación”, dijo el cardenal. “Y durante más de un mes reclamos de que era inminente una decisión de si se presentarían acusaciones o no”.

Sin dar detalles de cuántas acusaciones o cuántos incidentes se habla, la policía del estado Victoria de Australia anunció el 29 de junio que acusaciones habían sido presentadas contra el cardenal y que él ha sido llamado ante el tribunal el 18 de julio.

El diputado del comisionado de la Policía de Victoria, Shane Patton, dijo a reporteros el 29 de junio que “el cardenal Pell enfrenta múltiples acusaciones respecto a un historial de ofensas sexuales y que hay múltiples querellantes relacionados con esas acusaciones”.

Patton también dijo a los reporteros que es importante señalar que obviamente ninguna de las acusaciones que se han hecho en contra del cardenal Pell ha sido escudriñadas en ningún tribunal todavía.

“El cardenal Pell, como cualquier otro acusado, tiene el derecho al debido proceso de ley y por lo tanto es importante que se permita que el proceso tome su curso natural”, añadió Patton.

En su declaración, el cardenal Pell dijo que él ha mantenido informado al papa Francisco “durante estos largos meses” de que la policía y la prensa australiana hablaban sobre la posibilidad de que se presentaran acusaciones.

“He hablado con él en varias ocasiones durante la semana pasada, creo que más recientemente hace uno o dos días”, dijo el cardenal Pell sobre el papa Francisco. “Y hablamos sobre mi necesidad de tomar (una ausencia) para limpiar mi nombre, así que estoy muy agradecido del Santo Padre por darme esta licencia para regresar a Australia”.

El cardenal Pell dijo que había hablado con sus abogados acerca del momento de su regreso a Australia y que también había consultado con sus médicos sobre el viaje.

En febrero del 2016 la Real Comisión sobre las Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil de Australia le permitió al cardenal Pell testificar vía vídeo desde Roma porque su condición cardiaca le prevenía viajar a Australia.

En julio del año pasado surgieron acusaciones en un informe de Australian Broadcasting Corp. presentando varias personas que acusaban al cardenal Pell de agresión sexual; por lo menos una de las acusaciones ha sido encontrada carente de evidencia por un tribunal australiano en el 2002. Algunas acusaciones eran de la década de 1970, cuando el cardenal Pell era sacerdote en Ballarat, Australia.

Hablando con reporteros en el Vaticano el 29 de junio, el cardenal dijo: “Siempre he sido completamente consistente y claro en mi rechazo total de estas acusaciones. Las noticias sobre estas acusaciones fortalecen mi determinación … y los procedimientos judiciales ahora me ofrecen la oportunidad de limpiar mi nombre y entonces regresar acá, a Roma, a trabajar”.

Cuando las acusaciones surgieron el año pasado, el cardenal Pell dijo que eran “nada más que una escandalosa campaña de difamación” y en un comunicado emitido por su oficina dijo que “los reclamos de que él haya abusado sexualmente de cualquier persona, en cualquier lugar, en cualquier momento de su vida son totalmente falsos y completamente erróneos”.

En octubre la policía australiana interrogó al cardenal Pell en Roma respecto a las acusaciones.

Aunque Burke, portavoz del Vaticano, le dijo a reporteros que el Vaticano respeta el sistema judicial australiano, él también dijo que la gente debe recordar que el cardenal Pell “ha condenado abierta y repetidamente como inmoral e intolerable los actos de abuso cometidos contra menores de edad” y, como obispo “estableció sistemas y procedimientos para la protección menores y proveerle ayuda a las víctimas del abuso”.

En un comunicado emitido poco después de la conferencia de prensa del cardenal, el arzobispo Anthony Fisher de Sydney dijo: “A muchas personas le impactará, como a mí, las noticias de que la policía de Victoria ha presentado acusaciones contra el cardenal George Pell relacionadas con alegatos de abuso sexual”.

“El cardenal Pell repetida y vehementemente ha rechazado estas acusaciones y ha insistido que es completamente inocente”, dijo el arzobispo. “Ahora él tendrá la oportunidad exponer su caso en el tribunal y está determinado a limpiar su nombre”.

“El George Pell que conozco es un hombre de integridad en su trato con los demás, un hombre de fe y de altos ideales, un hombre completamente decente”, añadió el arzobispo.

El arzobispo Fisher dijo que la Arquidiócesis de Sydney “ayudará con el alojamiento y apoyo al cardenal, como lo haría por cualquiera de sus obispos o sacerdotes” mientras el proceso legal se desenvuelve. Sin embargo, él dijo, “no es responsable por los costos legales del cardenal que surjan de estos asuntos”.

“Donde se hagan las denuncias las víctimas deben ser escuchadas con respeto y compasión y sus denuncias investigadas y atendidas de acuerdo con la ley”, dijo el arzobispo Fisher. A su vez, “nadie debe ser prejuzgado debido a su alto perfil, convicciones religiosas o posturas en asuntos sociales”.

Related Posts

Scroll to Top