Arquidiócesis de Ciudad de México clarifica número de abusos reportados

CIUDAD DE MÉXICO — La Arquidiócesis de Ciudad de México dijo que entre el 2010 y el 2017 reportó a fiscales seis casos de sacerdotes acusados de abusar sexualmente a menores de edad, siguiendo un cambio en la Ley de Asociaciones Religiosas de México, que requiere que tales delitos sean llevados a la atención de las autoridades.

“El cardenal Norberto Rivera dejó en claro que a partir de la entrada en vigor (de la ley en 2010), que obliga a los ministros de culto y a sus representantes a informar a la autoridad correspondiente sobre la probable comisión de delitos, tuvo conocimiento de la probable comisión de seis hechos presuntamente delictuosos, por voz de algunos de sus vicarios episcopales”, dijo la publicación arquidiocesana Desde la Fe en un artículo publicado el 10 agosto. “Él instruyó dar parte ante las autoridades correspondientes de manera inmediata”.

El artículo se publicó después de noticias que el cardenal Norberto Rivera Carrera había sido entrevistado por la oficina de procurador general federal respecto a querellas criminales de haber encubierto 15 casos de abuso. El abogado del cardenal Rivera, Armando Martínez Gómez, dijo que las querellas fueron presentadas por dos exsacerdotes.

Padre Hugo Valdemar Romero, portavoz de la Arquidiócesis de Ciudad de México, dijo que las acusaciones fueron presentadas para “crear un escándalo a tal nivel que el papa aceptaría su renuncia” más rápidamente. El cardenal Rivera cumplió 75 años el 6 de junio y, cumpliendo con la ley canónica, presentó su renuncia al papa Francisco.

Durante sus 22 años como líder de una de las diócesis más pobladas del mundo, el cardenal Rivera ha evadido acusaciones de inacción en casos de abuso sexual por clérigos. Durante años, defendió al padre Marcial Maciel Degollado, fundador de los Legionarios de Cristo que más tarde fue encontrado culpable de haber abusado se seminaristas y haber procreado varios hijos.

Alberto Athié y José Barba — este último académico y una de las primeras víctimas de padre Maciel — le pidió a la oficina del procurador general federal que investigara 15 casos de abuso sexual que él dijo que fueron reportados al Vaticano pero no a oficiales judiciales mexicanos.

Ambos llevaron el caso a la oficina del procurador general el 3 de junio diciendo que las propias palabras del cardenal Rivera causaron la querella. El cardenal Rivera le dijo a reporteros en diciembre: “Yo no he protegido absolutamente a ningún pederasta, de hecho aquí en la arquidiócesis al menos unos 15 sacerdotes han recibido no solamente el juicio, sino sentencias”.

El artículo en Desde la Fe, que llamó la querella una “farsa orquestada”, dijo que al cardenal Rivera “le faltó precisar que no todos los casos mencionados tenían que ver con el delito de pederastia”.

Athié dijo a Catholic News Service que la oficina del procurador general le dijo sobre la investigación y le dió un número de caso.

“Esta es la primera vez en la historia del país que una autoridad se ha comprometido a abrir verdaderamente una investigación de un cardenal o un obispo”, dijo Athié.

“Todavía hay una cultura de reverencia por la autoridad. Todavía hay una percepción de que hay intocables. Él es todavía un peso pesado en este país”, dijo Athié sobre el cardenal.

La oficina del procurador general no quiso decir si había una investigación, pero dijo que todas las querellas presentadas tienen que ser evaluadas para determinar si debe comenzarse una investigación formal.