Gobernar requiere oración, sabiduría, consejo, dice el papa

CIUDAD DEL VATICANO — Los que gobiernan o están en posiciones de autoridad están llamados a ser humildes y servir por el bien del pueblo que Dios les confía, no por los intereses de su partido o de ellos mismos, dijo el papa Francisco.

Sin oración, un líder se arriesga a servir sus propios deseos egoístas o su partido político, encerrándose en un “círculo del cual no hay escape”, dijo el papa el 18 de septiembre durante la misa matutina en la Casa Santa Marta.

“¿Quién tiene más poder que un gobernante? El pueblo, que le ha dado el poder, y Dios, del que viene el poder a través del pueblo. Cuando un gobernante tiene esta conciencia de ‘subalternidad’, reza”.

Rezar por los políticos y por los que gobiernan, dijo el papa, es importante “porque es la oración por el bien común del pueblo que se les confía”. Los líderes también deben orar y pedir al Señor sabiduría para encontrar su verdadera fuerza en Dios y en la gente y no “en pequeños grupos o en mí mismo”, dijo.

Líderes que dicen que no pueden orar porque son agnósticos o ateos, dijo, por lo menos deben examinar sus conciencias y buscar el consejo de aquellos que su gente considera sabios.

Cristianos “no podemos dejar a los gobernantes solos: debemos acompañarlos con la oración”, dijo el papa.

“Haz penitencia por el gobernante,” dijo el papa. “La oración de intercesión — es tan hermoso esto que dice Pablo — es para todos los reyes, para todos aquellos que están en el poder. ¿Para qué? ‘Para que podamos conducir una vida calma y tranquila’. Cuando el gobernante es libre y puede gobernar en paz, todo el pueblo se beneficia de esto”.