Papa quiere que iglesia sea la voz de los pobres en Amazonia

ROMA — La decisión del papa Francisco de convocar un Sínodo de Obispos dedicado a la Amazonía es una señal de su deseo de querer ser una voz para los que no tienen voz en la región, dijo un arzobispo brasileño.

La región amazónica sigue siendo poco conocida, incluso para muchos latinoamericanos, “porque es una región donde hay mucha gente pobre” sin “grandes centros de comunicación” para informar al mundo de su difícil situación, dijo el arzobispo Sebastiao Ramos Krieger de Sao Salvador da Bahia a Catholic News Service 13 de diciembre.

“Alguien debe hablar por ellos, porque una persona pobre no puede defenderse. El papa quiere que la iglesia sea la voz de los pobres y ayude a la Amazonía a encontrar soluciones verdaderas a sus problemas y desafíos”, dijo el arzobispo Krieger.

El papa Francisco anunció el 15 de octubre que la reunión especial del Sínodo de los Obispos de la región amazónica se realizará en Roma en octubre de 2019.

El sínodo buscará identificar nuevos caminos de evangelización, especialmente para los pueblos indígenas que “a menudo olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, también a causa de la crisis de la foresta Amazónica, pulmón de capital importancia para nuestro planeta”, dijo el papa.

La selva amazónica incluye un territorio que pertenece a nueve países de América del Sur y ha experimentado una deforestación fuerte, lo que ha tenido un impacto negativo en las poblaciones indígenas de la zona y ha provocado pérdida de biodiversidad.

El arzobispo Krieger fue uno de varios obispos latinoamericanos que se reunieron en Roma el 12 de diciembre para conmemorar el 25 aniversario de la fundación Populorum Progressio.

“Con este sínodo, el papa quiere que el mundo se preocupe por el Amazonas, lo ayude y no busque su propio interés”, dijo el arzobispo Krieger.