El Obispo Ricken emite declaración sobre la inmigración y la separación de la familia

GREEN BAY — en una declaración publicada el 21 de junio, el Obispo David Ricken está pidiendo a los católicos que se comuniquen con sus líderes electos para ayudar a resolver las preocupaciones de inmigración de la nación y a trabajar hacia una reforma migratoria integral.

Mediante la promulgación de leyes que siguen a los directores esbozados por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, el país puede evitar separar a las familias inmigrantes, como ha sido el caso en las últimas semanas.
El Obispo Ricken también pidió oraciones para los inmigrantes que huyen de su país para escaparse de la violencia.

A continuación se encuentra el texto completo de la declaración del Obispo Ricken.

Como muchos de ustedes, he seguido las noticias de lo que está sucediendo en nuestra frontera con padres e hijos, y he reflexionado en oración sobre cómo responder a este problema.

Me complace ver que el presidente ha tomado medidas para poner fin a la práctica de la separación familiar en nuestras fronteras. Sin embargo, esta decisión aborda los síntomas, no el problema. Debemos reconocer que la situación actual es el resultado de años de políticas caóticas sobre inmigración. Los obispos de los Estados Unidos han pedido sistemáticamente una reforma migratoria integral basada en los siguientes principios:

  • Las personas tienen derecho a encontrar oportunidades en su tierra natal.
  • Las personas tienen derecho a migrar para mantenerse a sí mismas y a sus familias.
  • Las naciones soberanas tienen el derecho de controlar sus fronteras.
  • Los refugiados y los solicitantes de asilo deben recibir protección.
  • La dignidad humana y los derechos humanos de los migrantes indocumentados deberían estar protegidos.

Incluso con esta nueva orden ejecutiva, nuestra política de inmigración aún no refleja estos principios.

Por esta razón, hoy hago un llamamiento a los católicos y personas de buena voluntad para que se pongan en contacto con sus líderes políticos en el Congreso y la Administración para que trabajen hacia una reforma migratoria integral basada en estos principios. Esto requerirá que las personas dejen de lado sus propias agendas políticas y encuentren políticas que afirmen la dignidad de todos los seres humanos. Hacerlo es la única forma en que podemos evitar situaciones como esta en el futuro

Además, animo a todos a orar por las familias de migrantes, especialmente las que abandonan sus hogares debido a la violencia o la persecución. Oren también por nuestros líderes políticos para que puedan ser guiados por el Espíritu Santo para, de una vez por todas, promulgar una reforma migratoria integral.

¡Que la paz de Cristo nos transforme a cada uno de nosotros para respetar más plenamente la dignidad de todos los seres humanos!