Las prioridades de encuentro regional ayudan a formar el ministerio hispano en Estados Unidos

SOUTH BEND, Indiana — Cerca de 200 líderes del Ministerio Hispano de 13 diócesis en Illinois, Indiana y Wisconsin se reunieron en la Universidad de Notre Dame para su Encuentro de la región episcopal VII, celebrado el 8-10 de junio.

Delegados de Illinois, Wisconsin e Indiana disfrutan de un momento alegre durante una sesión plenaria en el Encuentro de la Región VII, el cual se celebrado el fin de semana del 8 al 10 de junio en la Universidad de Notre Dame en Indiana. (Foto CNS-Jodi Marlin, Today’s Catholic)

Entre los principales temas que los participantes consideraron prioritarios para su región: la evangelización y el desarrollo de liderazgo entre jóvenes y adultos jóvenes; apoyo y cuidado a los inmigrantes en el país sin documentos; acompañamiento de las familias; el desarrollo de competencias interculturales en las parroquias; y la necesidad de cultivar más vocaciones.

“El Encuentro ha realmente llevado a la luz las voces del pueblo ante las autoridades de la iglesia. Es por ello que estos encuentros son tan importantes “, dijo el obispo auxiliar de Chicago Alberto Rojas, obispo líder de la región VII.

Al igual que otros encuentros regionales que se celebran en todo el país, la reunión en Notre Dame fue parte del proceso que precede al Quinto Encuentro Nacional de Ministerio Hispano/Latino, también conocido como V Encuentro, que se llevará a cabo el 20-23 de septiembre en Grapevine, Texas.

Para asegurar que el proceso fuera claramente entendido por todos los delegados, que son predominantemente inmigrantes hispanos, la región optó por celebrar las sesiones principalmente en español.

Los participantes que trabajaron en grupos pequeños seleccionaron sus principales desafíos, prioridades y estrategias en 10 áreas ministeriales que fueron discutidas y acordadas por todos los participantes. Estas áreas fueron: vocaciones, ministerio juvenil y de adultos jóvenes, ministerio de familia, formación de fe y catequesis, liturgia, desarrollo y formación de líderes, educación superior e inmigración.

“Esperamos que el proceso del V Encuentro nos ayude escuchando los problemas, las luchas y los desafíos que enfrentan las personas en nuestras parroquias y diócesis”, dijo María Rodríguez, una delegada de la diócesis de Fort Wayne-South Bend, quien es ujier en la parroquia de nuestra Señora de Guadalupe en Warsaw, Indiana.

Durante las sesiones plenarias, los participantes en las diferentes áreas ministeriales subrayaron la importancia de alcanzar a las familias en todas las edades y etapas. Discutieron maneras de proveer apoyo en la formación de la fe, el acceso a los sacramentos, el fortalecimiento de los matrimonios, conocer sus luchas y razones por las cuales algunos podrían dejar de ir a la iglesia e invitarlos a regresar.

También se consideraron estrategias sobre cómo desarrollar y promover las vocaciones hispanas al sacerdocio y al diaconado desde dentro de sus comunidades. Muchos líderes esperan ver más acceso a oportunidades en español para profundizar y fortalecer su conocimiento de la fe católica a todos los niveles.

Sor Carmen Sotelo, delegada de la diócesis de Joliet, Illinois, dijo que este conocimiento es particularmente esencial cuando las comunidades parroquiales quieren incorporar apropiadamente sus costumbres y herencia en sus prácticas de adoración.

“Necesitamos la formación litúrgica para saber, por ejemplo, que no se puede tocar cualquier tipo de música durante la Misa y los lectores deben prepararse adecuadamente para ser mensajeros del Evangelio”, dijo Sotelo, una hermana misionera del Sagrado Corazón de Jesús y Santa María de Guadalupe. “Todos los que participan en la liturgia proveen sus seres en servicio a Dios,” añadió.

Algunos participantes también expresaron la necesidad de que los sacerdotes de la parroquia, los obispos y el personal estén abiertos a entender su cultura y destacaron la necesidad de más formación intercultural y colaboración a todos los niveles dentro de las parroquias y diócesis.

El obispo Kevin C. Rhoades de Fort Wayne-South Bend, quien lidera la diócesis anfitriona, dijo que se sintió enriquecido escuchando las necesidades, puntos de vista, contribuciones y dificultades de los participantes.

“Su compromiso y su fe son tan evidentes, pero también los desafíos que enfrentan”, dijo Monseñor Rhoades acerca de los adultos jóvenes hispanos. “me quedé muy impresionado por esta idea de la juventud latina evangelizando a otros jóvenes latinos y hablando sobre maneras de hacerlo”.

También destacó el importante papel que tiene la iglesia al acompañarlos y que vean que la iglesia está con ellos en sus luchas.

Además de Rhoades y Rojas, otros obispos también participaron en el acontecimiento, entre ellos estaba el arzobispo Charles C. Thompson de Indianápolis; el obispo emérito Placido Rodríguez de Lubbock, Texas, el obispo Timothy L. Doherty de Lafayette, Indiana, y el padre James Besartylla, vicario general de la diócesis de Madison, Wisconsin.

Dieciséis diócesis comprenden la región episcopal VII y se propagan por Wisconsin, Indiana e Illinois. Se estima que más de 3 millones de hispanos viven en la región.

Las estrategias y recomendaciones se incluirán en un informe final que se presentará al equipo nacional del V Encuentro y formará parte de un documento de trabajo que se utilizará durante la reunión nacional del V Encuentro. Las recomendaciones que surjan a nivel nacional proporcionarán una base para un plan pastoral para el ministerio hispano en los Estados Unidos para los próximos años.

“Va a ser nuestro plan pastoral, un plan de acción”, dijo Enid Román, directora del Ministerio Hispano en la Diócesis de Fort Wayne-South Bend y coordinadora regional. “Estamos ansiosos por ello porque hace más de 30 años que no tenemos nuevas pautas, ¿Hacia dónde vamos como gente hispana con voz en la iglesia?”