Nicaragüenses en Virginia rezan por la paz en su país de origen

By Elizabeth A. Elliott | Catholic News Service | July 27, 2018

DALE CITY, Virginia — Cuando una persona se encuentra lejos de su casa y toda su familia está enfrentando violencia de grupos progubernamentales contra la Iglesia Católica, ¿qué puede hacer?

Nicaragüenses y personas que los apoyan llenaron la iglesia Sagrada Familia en Dale City, Virginia el 20 de julio para orar por la paz en Nicaragua. (Foto CNS-Elizabeth A. Elliott, Arlington Catholic Herald)

“Lo único que podemos hacer aquí es rezar”, dijo Arturo Downs, originario de Nicaragua y miembro de la parroquia Sagrada Familia en Dale City, Virginia.

En Nicaragua, la Iglesia Católica y sus miembros han enfrentado muchos ataques violentos por parte de grupos progubernamentales. Sacerdotes y obispos fueron atacados el 9 de julio, incluso el cardenal del país, Leopoldo Brenes Solórzano de Managua y su auxiliar, el obispo Silvio José Báez, y el arzobispo Waldemar Stanislaw Sommertag, el nuncio apostólico, mientras intentaban proteger la Basílica de San Sebastián en la ciudad de Diriamba de un incursión de una turba progubernamental, según informes recientes.

La iglesia en Nicaragua ha prestado ayuda humanitaria e intentó mediación con el gobierno mientras las protestas continuaban. Lejos del país, en Virginia, más de 1,000 católicos latinos levantaron banderas y oraciones apoyando al país y a los obispos de América Latina y el Caribe, durante una Misa pidiendo por el pueblo de Nicaragua el 20 de julio.

El padre José E. Hoyos, director del Ministerio en Español de la Diócesis de Arlington, celebró la Misa en la iglesia Sagrada Familia junto con el padre colombiano Liderman Orozco. Los obispos de Nicaragua pidieron oraciones por el país a todo el mundo el 20 de julio, un día en el que rezaron la oración de exorcismo a San Miguel Arcángel.

Durante la procesión de las ofrendas, nicaragüenses cargaron banderas y recibieron una bendición del padre Hoyos, quien notó que una bandera la llevaban al revés.

“Cuando le pregunté (a la persona que la llevaba) por qué la bandera estaba al revés, me dijo que era porque le están pidiendo al Señor que ponga al país en el camino correcto”, dijo. Al final de la Misa, las personas presentes ofrecieron un momento de silencio por los más de 300 nicaragüenses que murieron en los ataques recientes.

“Necesitamos apoyar a los nuestros, a los que forman parte de esta familia diocesana, les recordamos que no están solos”, dijo el padre Hoyos. “Tienen fe en nosotros. Son católicos y creemos que la solidaridad comienza en el hogar, en nuestra diócesis”.

El padre Hoyos dijo que hay muchos nicaragüenses en la zona al norte de Virginia.

“La iglesia tiene que estar con ellos y estar con ellos como una comunidad de inmigrantes”.

Related Posts

Scroll to Top