El papa agradece a obispos por medidas para atender escándalo de abuso

CIUDAD DEL VATICANO — El papa Francisco agradeció por carta a los obispos de Chile después que se disculparon formalmente por no haber escuchado a víctimas del abuso por parte sacerdotes y redactaron directrices nacionales para responder a acusaciones de abuso.

En esta foto aparece la carta que el papa Francisco envió al obispo Santiago Silva Retamales, presidente de la Conferencia Episcopal Chilena, el 5 de agosto. La carta agradece a los obispos chilenos después de que dieron una disculpa formal por no escuchar a las víctimas de abuso por parte de sacerdotes y elaborar directrices nacionales para responder a las acusaciones de abuso. (Foto CNS-Conferencia de obispos chilenos)

“Quedé impresionado por el trabajo de reflexión, discernimiento y decisiones que han hecho”, escribió el papa en la carta del 5 de agosto y publicada en el sitio web de la conferencia episcopal chilena.

Dirigida al obispo Santiago Silva Retamales, ordinario militar y presidente de la conferencia, la carta del papa Francisco dijo que las decisiones eran “realistas y concretas”.

Los obispos, quienes han sido acusados de interferir en la búsqueda de justicia por presuntas víctimas, prometieron redactar un acuerdo formal con la oficina del procurador nacional para compartir información; prometieron entregar información sobre las investigaciones realizadas dentro de sus diócesis e instaron a los superiores de órdenes religiosas a hacer lo mismo; ampliaron la competencia de su junta de revisión nacional y nombraron a una abogada laica para dirigirla; y no nombraron a otra laica para dirigir el nuevo Departamento para la Prevención de Abuso dentro de la conferencia episcopal.

El papa Francisco le dijo a los obispos que lo que “más me tocó” sobre las decisiones tomadas a principios de agosto fue “el ejemplo de comunidad episcopal unida en el pastoreo del santo pueblo fiel de Dios. Gracias por este ejemplo edificante”.

La carta del papa fue muy distinta, en su tono y en su informalidad, a la que envió en abril cuando se disculpó con victimas de abuso por haber cometido “serios errores en la evaluación y percepción de la situación, especialmente debido a la falta de información veraz y equilibrada” presuntamente de parte de los obispos.

El citó a los obispos del país a Roma para una reunión de tres días en mayo. Al final de la reunión, la mayoría de los obispos le ofreció al papa su renuncia. Hasta fines de junio él había aceptado cinco de las renuncias.