Agencia en Utah ofrece ayuda a empleados afectados por cierre de gobierno

OGDEN, Utah — La mayoría de las personas piensan que cuentan con un trabajo seguro que les garantiza comida en sus mesas, pero los trabajadores federales en Utah que han estado sin sueldo desde que el gobierno cerrara parcialmente enfrentan la posibilidad de que esto no suceda. Algunos de ellos han recibido una gran necesitada ayuda de la organización Catholic Community Services del Norte de Utah.

El banco de alimentos que la organización administra ofrece, sin costo, un carrito de supermercado lleno de alimentos (dos veces al mes) a cualquier persona empleada por el gobierno federal y que se vea afectada por el cierre.

Esta es una situación poco usual, dijo Maresha Bosgieter directora de la organización.

“Estas personas normalmente están del lado de quienes dan (a otras personas necesitadas). Usualmente son voluntarios, llevan a cabo recolecciones de comida para nosotros y donan a través de las campañas federales. Cuando uno escucha acerca el cierre, uno se quiere asegurar de que podamos ayudarles tanto como nos sea posible”, dijo Bosgieter.

El cierre del gobierno es una gran preocupación para la zona de Ogden, en el norte de Utah, donde más de 5,000 personas son empleadas tan solo por el IRS, la agencia federal que colecta impuestos pero que tiene una oficina allí.

“Muchos de los trabajos en esta área son posiciones de bajos ingresos”, dijo Bosgieter. “Ellos viven al día, cheque a cheque. Para esas familias, el no saber cuándo recibirán su siguiente cheque puede ser verdaderamente estresante”.

Los empleados federales ya han perdido el primer sueldo desde el cierre del gobierno. Si la situación se resuelve pronto, podrían recibir un cheque para el 26 de enero. De otra manera podrían pasar mucho tiempo sin pago.

El banco de alimentos recibe gran parte de sus donaciones durante la temporada festiva. Generalmente estas pueden durar hasta que la organización Boys Scouts de América realizan sus colectas a mediados del mes de marzo. Cuando suceden circunstancias especiales tales como el cierre del gobierno, los recursos del banco de alimentos bajan. Bosgieter dijo que agencias asociadas con el Banco de alimentos de Utah ya la han contactado para asegurarse que el banco de alimentos pueda con la carga de la creciente demanda.

“Si este (cierre) continua por mucho tiempo, puede que tengamos que solicitar el apoyo de nuestros socios o del público para esta ayuda extra”, dijo Bosgieter.

Normalmente, el Banco de Alimentos le ayuda a unas cien familias al día. Desde que comenzó la situación de cierre de gobierno, esos números han incrementado en un 50 por ciento.

Hasta ahora, Bosgieter ha visto entrar por las puertas del banco de alimentos a más familias jóvenes y madres solteras que lo más posible es que no cuenten con ahorros. La mayoría son empleados del IRS, aunque Bosgieter dijo que ha visto a algunos empleados de parques, quienes también han sido afectados.

Hasta ahora la base aérea Hill Force no ha sido afectada por el cierre.

“Muchas de estas familias no tienen otras opciones”, dijo Bosgieter. “Nosotros les podemos dar algo de comida lo que puede hacer que lo que tienen de dinero, lo usen para otras cosas, tales como pagar sus cuentas de luz, etc, etc. Estas cuentas no dejan de llegar solo porque uno no cuenta con un salario”.