Obispos hablan de escándalo de abuso con peregrinos en la JMJ

CIUDAD DE PANAMÁ  — Justo cuando el papa Francisco llegaba a Panamá el 23 de enero, los obispos de los Estados Unidos no perdieron el tiempo en abordar el escándalo de abuso sexual en el país durante un evento popular dirigido a los peregrinos estadounidenses y otros de habla inglesa en la Jornada Mundial de la Juventud.

“No es fácil ser cristiano, no es fácil ser católico … especialmente hoy en día cuando las cosas en la iglesia son difíciles”, dijo el obispo Edward J. Burns, de Dallas, al hablar del escándalo de abuso sexual en una sala de cientos de adultos jóvenes estadounidenses presentes para el Festival FIAT para peregrinos de Estados Unidos en el Centro de Convenciones Figali de Panamá. El evento fue patrocinado por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, los Caballeros de Colón y FOCUS.

“Con qué frecuencia escuchamos a nuestros amigos decir: ya basta, me voy. No quiero tener nada más que ver con esto”, dijo el obispo Burns. “Mis amigos, quiero que les digan a sus amigos que nunca hay que separarse de Jesús por Judas. ¡Nunca hay que hacer eso!”

Muchos de los jóvenes le aplaudieron.

“Sí, se puede ver alrededor de la iglesia hoy que han habido algunos que nos han traicionado, algunos incluso en el liderazgo de la iglesia”, dijo, pero, les dijo a peregrinos, “permanezcan fuertes, permanezcan enfocados, permanezcan firmes”.

El mensaje fue bien recibido por los que estaban en la sala, incluso Kennedy Horter, de 16 años, de Indiana.

“Yo no permito que la gente se interponga entre Dios y entre mi”, dijo Horter, arropada con una bandera de los Estados Unidos en el centro de convención.

Ella dijo que no iba a juzgar a los sacerdotes y otras personas buenas de la iglesia por las acciones de hombres que probablemente nunca fueron sacerdotes “espiritualmente”.

Como otros peregrinos en el centro, a ella no pareció molestarle la conversación, que fue mezclada con relatos de otros jóvenes que hablaron de superar las dificultades en la vida, de la oración y los desafíos de la vida. Pero la situación en la iglesia de los Estados Unidos parecía estar en la mente de muchos, y los obispos dijeron que, en esta situación y en otros momentos de dificultad, Cristo debe ser el ancla.

El obispo Frank Caggiano de Bridgeport, Connecticut, también habló del escándalo mientras hablaba con los peregrinos. Les habló acerca de las opciones. Dijo que hay una opción en la vida, pero hay unas más importante sobre todas.

“Solo hay una persona que debe estar en el centro de la vida, de la de ustedes y de la mía”, dijo. “Esa persona es Jesús, y cualquiera y cualquier cosa que tome su lugar no es una decisión que valga la pena tomar. Les digo, no tengan miedo de elegir a Jesús. ¡No tengan miedo de elegir la luz!”

La hermana Lucía Richardson, de las Hermanas de San Francisco de la Adoración Perpetua, dijo que estaba contenta de que los obispos hubieran hablado del “elefante en la cuarto” al discutir “esa fea realidad”, una de las cuales ella escucha con frecuencia de los jóvenes católicos que hablan con ella.

El obispo Caggiano dijo que estaba profundamente arrepentido por los momentos en que la iglesia “les falló, y cualquier persona en la iglesia que les falló. Lo siento profundamente”, dijo. “Les pido en este momento de sombras y oscuridad que se unan conmigo y con todos los demás que queremos avanzar y permitir que nuestra iglesia sea sanada, transformada y purificada”, dijo.

Pero muchas miembros de la iglesia enfrentan ciertas decisiones en este momento, dijo.

“Me parece que, en este tiempo en el que vivimos en la iglesia, es un momento de crepúsculo espiritual “, dijo.” Porque hay sombras, hay pecados entre nosotros”.

El pecado, el crimen y el abuso de los jóvenes, han destruido profundamente muchas vidas y han roto la confianza con los lideres de la iglesia, dijo.

Brian Florin, de 24 años, un seminarista en el Seminario Mount St. Mary’s en Emmitsburg, Maryland, dijo que era importante hablar abiertamente sobre el escándalo, incluso en la Jornada Mundial de la Juventud, porque es un punto de dolor para feligreses de la iglesia en los Estados Unidos.

El obispo Caggiano dijo que este momento, muchos están considerando opciones y continuamente se refirió a la imagen de la oscuridad y la luz que se ve cada día.

“¿Qué queremos? ¿El amanecer o el crepúsculo? ¿Queremos el amanecer donde tú y yo buscamos la santidad de la vida de una manera ordinaria donde le llevamos la luz de Cristo a quien nos encontremos? ¿O nos sentaremos y diremos ‘la oscuridad ha llegado aquí y me doy por vencido”, dijo. “¿Qué es lo que tú y yo vamos a elegir? Quiero decirles, como mi familia en Cristo, que con cada onza de energía y gracia que Dios me ha dado, les digo que elijo yo el amanecer y les pregunto, ¿están listos para elegir el amanecer?”

El obispo Burns les recordó a los peregrinos que la iglesia había vivido con escándalos desde el principio, incluso la traición de Jesús, pero les recordó de la relación entre Pedro y Jesús y su significado y su promesa.

“Vamos a sobrevivir a esto. El Señor prometió ‘sobre esta roca edificaré mi iglesia’. Sigan adelante y sigan teniendo fuerza”, dijo, recibiendo un gran aplauso.