Obispos católicos mexicanos denuncian violencia tras asesinatos

By David Agren | Catholic News Service | June 17, 2019

MEXICALI, México — La conferencia de obispos mexicanos pidió por la paz en el país y el cardenal Carlos Aguiar Retes pidió a los sacerdotes que celebraran Misas “por todas las víctimas de la violencia en el país” después de que dos incidentes de secuestros y asesinatos en la capital nacional provocaron indignación y empeoramiento de las percepciones de violencia.

“En estos últimos tiempos hemos vivido situaciones de mucha violencia que han sido un verdadero calvario para ciudadanos y muchas familias en diversas partes del país, a las que no les vemos fin”, la conferencia de obispos dijo en un comunicado.

“Estamos experimentando un ambiente de grave inseguridad y miedo, por lo que hacemos nuevamente un llamado a las autoridades competentes, para que atiendan esta ola de inseguridad que ha ido creciendo en nuestro país. A nuestros fieles y a la sociedad en general, les pedimos que no seamos indiferentes ante el dolor de los demás, y sigamos construyendo la paz. Como Iglesia oramos y trabajamos incesantemente por la reconstrucción del tejido social”, dijeron.

Hugo Leonardo Avendaño Chávez, de 29 años, fue encontrado muerto el 12 de junio después de ser secuestrado en el sur de la Ciudad de México, según su familia. Su cuerpo fue encontrado en su auto con signos de tortura y asfixia.

Avendaño acababa de completar una maestría en psicoterapia en la Universidad Intercontinental, dirigida por los Misioneros de Guadalupe, según la Arquidiócesis de la Ciudad de México. Estaba a punto de comenzar un doctorado y planeaba ingresar al seminario, dijo la arquidiócesis.

“Leo era un buen hombre … un hombre devoto, que quería dedicar su vida a Dios”, dijo la prima de Avendaño, Daniela Durán, en las redes sociales.

Durán dijo sobre los encuentros de la familia con autoridades: “Llevamos horas y horas de trámites y malos tratos, porque no sólo se es víctima una vez, aquí lo eres miles de veces”.

Norberto Ronquillo, de 22 años, fue secuestrado el 4 de junio en la Ciudad de México, pocos días antes de graduarse de una universidad. Fue encontrado asesinado el 9 de junio, a pesar de que su familia pagó un rescate. Un amigo fue detenido como sospechoso.

El secuestro provocó ira en las redes sociales y señalamiento entre políticos.

México sufrió su año más violento en 2018, y los asesinatos han continuado en 2019 a un ritmo parecido.

El cardenal Aguiar pidió oraciones y también unidad en medio de la indignación.

“Más allá de preferencias, opiniones o coyunturas políticas, todos estamos comprometidos a sumar esfuerzos; debemos ser ejemplo en la construcción de una sociedad más humana y cercana a todos, que nos urge a sembrar valores y respeto”, dijo el cardenal Aguiar.

Related Posts

Scroll to Top