Papa apoya nuevo centro de investigación de abuso en Chile

CIUDAD DEL VATICANO — Un centro en la principal universidad católica de Chile puede ayudar a la Iglesia Católica a proteger a menores y a personas vulnerables de la plaga del abuso sexual por parte de clérigos en la Iglesia católica en el país y por todo el mundo, dijo el papa Francisco.

En un mensaje de video mostrado el 15 de agosto durante la ceremonia inaugural del Centro para la Investigación de Abusos y Prevención Temprana en la Universidad Católica de Chile, el papa aplaudió el objetivo del centro, de “no solo encargarse de diversos problemas de prevención del abuso, sino también de investigación, buscando políticas para seguir salvando a menores de cualquier forma de abuso, de cualquier forma de manipulación que de alguna manera destroce su corazón”.

“Por medio del uso de las ciencias auxiliares que usarán, ustedes se enfocaran en los corazones de los niños, los corazones de los menores; para cuidar los corazones de los niños”, dijo.

Según su sitio web, que también se conoce por sus siglas CUIDA, el centro dice que “pretende identificar los aspectos estructurales, culturales, sociales y familiares que permiten el abuso en la infancia y la juventud, así como aquellos aspectos que promueven la protección de los niños y la reparación de daños”.

CUIDA se constituyó como colaboración entre la Universidad Pontificia Católica de Chile y la Fundación “Para la Confianza”, una organización dedicada a la prevención del abuso, que fue fundada en 2010 por James Hamilton, Juan Carlos Cruz, y José Andrés Murillo, quienes fueron abusados por parte del entonces padre Fernando Karadima, que fue expulsado del sacerdocio por el papa Francisco en 2018.

El papa se reunió con los tres en mayo de 2018, varias semanas después de escribir una carta en la que decía que había estado equivocado en su apreciación inicial de la situación de Chile, y pidió perdón a los tres y a otros que hubiera ofendido.

Hamilton, Cruz and Murillo estaban presentes en la inauguración del centro, junto con el obispo Celestino Aos Braco de Copiapó, Chile, administrador apostólico de la Arquidiócesis de Santiago.

El papa expresó su gratitud a quienes habían “desarrollado y trabajado” en la creación del nuevo centro y también agradeció al obispo Aos “su capacidad paternal de dar la bienvenida y llevar a cabo este tipo de proyectos”.

Según el periódico chileno El Mercurio, Murillo, que es el director ejecutivo de “Para la Confianza” dijo que mientras que su organización y la Universidad Católica Pontificia de Chile podrían parecer “aliados improbables”, el establecimiento del centro significaba el siguiente paso lógico en la lucha contra el abuso sexual.

“Nos motiva un bien más alto”, dijo. Cuando se trata de la “protección de niños, niñas y adolescentes, no se puede pensar que se tiene la única verdad sobre el problema”.