Sínodo debe hacer que canadienses consideren su rol en el Amazonas

By Deborah Gyapong | Catholic News Service | September 19, 2019

OTTAWA, Ontario — El próximo Sínodo de los Obispos para la Amazonía desafiará a Canadá con respecto a su propia relación con los pueblos indígenas y el medio ambiente, dijo el arzobispo Donald Bolen de Regina, Saskatchewan.

“Me di cuenta de que tenemos mucho que aprender de los pueblos indígenas para vivir en la tierra de una manera saludable y sostenible”, dijo el arzobispo.

Uno de los principales puntos de importancia del sínodo amazónico del 6 al 27 de octubre será reformular la misión de la iglesia en una región enorme que lucha con complicados problemas políticos, culturales, ecológicos y pastorales, y donde los pueblos indígenas deben enfrentar a la injusticia histórica y las amenazas continuas contra su forma de vida. Muchos de los temas se relacionan directamente con Canadá en términos de respetar el medio ambiente natural y las culturas nativas, forjar nuevas relaciones fundadas en la dignidad y el respeto y llevar los sacramentos a regiones lejanas.

Aunque ningún obispo canadiense ha sido invitado a participar en el sínodo, el arzobispo Bolen asistirá a una conferencia paralela, “La Tienda de la Casa Común”, organizada por la Red Ecclesial Pan-Amazónica.

“El sínodo ofrece una oportunidad para que los canadienses consideren la relación entre Canadá y la región pan-amazónica”, dijo el arzobispo Bolen.”¿Cómo nos afecta la crisis actual en la Amazonía? Eso nos invita a mirar el impacto ambiental y la degradación de uno de los grandes pulmones de la tierra, ya que la Amazonía está en llamas en este momento”.

El sínodo ayudará a los canadienses a considerar la pregunta “¿Cómo estamos implicados?” dijo, señalando a las compañías mineras canadienses que operan en la región amazónica. Eso dará lugar a preguntas sobre lo “qué podemos hacer como iglesia, socialmente, en nuestras comunidades, nuestras familias, nuestro estilo de vida personal”, dijo.

Muchos de los problemas que enfrentan los aproximadamente 400 grupos indígenas distintos en la enorme cuenca del Amazonas son parecidos a los problemas discutidos por la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Canadá, que documentó la historia y el impacto del sistema de escuelas residenciales indígenas.

“Los pueblos indígenas están sistemáticamente en el lado perdedor del acceso a las instalaciones de salud, agua limpia y educación”, dijo el arzobispo Bolen. Han sido afectados por altas “tasas de encarcelamiento, tasas de adicción y tasas de desempleo”.

“Tenemos un problema y no es un problema indígena, es un problema canadiense”, dijo. “Necesitamos encontrar una nueva forma de caminar juntos”.

Related Posts

Scroll to Top