Papa: Unidad Cristiana significa reconocer, acoger dones de los demás

By Cindy Wooden | Catholic News Service | January 27, 2020

ROMA — Mientras los cristianos trabajan y rezan por la restauración de la unidad plena entre ellos, deben estar dispuestos a aprender los unos de otros, incluso de comunidades cristianas más pequeñas, dijo el papa Francisco.

“Cada comunidad tiene un regalo que ofrecer a los demás”, dijo el papa el 25 de enero al final de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.

“Cuanto más miremos más allá de los intereses partidistas y superemos el legado del pasado en nuestro deseo de avanzar hacia un lugar de aterrizaje común, más espontáneamente reconoceremos, acogeremos y compartiremos estos dones”, dijo en su homilía durante la oración en la Basílica de San Pablo de Roma Extramuros.

El evento comenzó con el papa Francisco, el metropolitano ortodoxo Gennadios de Italia y el arzobispo anglicano Ian Ernest, director del Centro Anglicano en Roma, rezando en la tumba de san Pablo y venerando las reliquias del amigo y compañero de trabajo del apóstol, san Timoteo.

En sus cartas a Timoteo, que son parte del Nuevo Testamento, san Pablo llama al evangelizador más joven su “hijo en la fe”. Sus reliquias fueron traídas a Roma desde Termoli, en el sur de Italia, para la semana de oración.

El tema de la semana este año se extrajo del relato de los Hechos de los Apóstoles de san Pablo mientras naufragaron en Malta.

Aunque, como prisionero, “estaba entre los más vulnerables” a bordo, dijo el papa Francisco, Pablo ofreció palabras de esperanza a los demás y consejos basados en su confianza en Dios de que ninguno de ellos perdería la vida en la tormenta.

“Este relato de los Hechos de los Apóstoles también habla de nuestro viaje ecuménico hacia esa unidad que Dios desea ardientemente”, dijo el papa Francisco. Por un lado, “nos dice que aquellos que son débiles y vulnerables, aquellos que tienen poco que ofrecer materialmente, pero encuentran su riqueza en Dios, pueden presentar mensajes valiosos para el bien de todos”.

“Pensemos en las comunidades cristianas: incluso las más pequeñas y menos relevantes a los ojos del mundo, si experimentan el Espíritu Santo, si viven en el amor a Dios y al prójimo, tienen un mensaje que ofrecer a toda la familia cristiana”, dijo. Eso es especialmente cierto en las “comunidades cristianas marginadas y perseguidas”.

El relato bíblico también muestra el deseo de Dios de salvar a todos, dijo el papa, por lo que las iglesias y comunidades cristianas no deben enfocarse exclusivamente en asuntos internos, sino “abrirnos al bien de todos, a la mirada universal de Dios que se encarnó para abrazar a toda la raza humana y quién murió y resucitó para la salvación de todos”.

El relato del naufragio termina con elogios por la hospitalidad que el pueblo y el gobernador de Malta extendieron a san Pablo y al resto de sus invitados inesperados.

“Desde esta semana de oración, queremos aprender a ser más hospitalarios, en primer lugar, entre nosotros como cristianos y entre nuestros hermanos y hermanas de diferentes denominaciones”, dijo el papa.

Related Posts

Scroll to Top