Corte ordena a administración Trump aceptar nuevas solicitudes de DACA

WASHINGTON — El 17 de julio, un juez federal ordenó a la administración de Donald Trump comenzar a aceptar nuevas solicitudes para el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (o DACA, por sus siglas en inglés).

El juez Paul W. Grimm, del Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Maryland, dijo que su orden “restablece la política de DACA a su estado anterior al 5 de septiembre de 2017”, refiriéndose a la fecha en que la administración de Trump anunció que rescindiría el programa.

La decisión de la corte federal se produjo cuatro semanas después de que la Corte Suprema de Justicia dictaminó en junio que el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia podría mantenerse. Sin embargo, no ha sucedido mucho desde el fallo.

En las semanas posteriores a la decisión del 18 de junio, se esperaba que el presidente Trump volviera a presentar documentos, cumpliendo con los requisitos del Tribunal Superior, que iniciarían el proceso de desmantelamiento del programa, pero eso no ha sucedido.

La administración también perdió el plazo del 16 de julio para solicitar una nueva audiencia sobre el fallo de DACA.

Sin embargo, desde la decisión judicial, la administración de Trump no ha aceptado ninguna nueva solicitud de DACA y solo ha procesado solicitudes de renovación, dejando a participantes elegibles a la espera de que el gobierno abra el proceso. La administración tampoco ha trabajado en solicitudes de Libertad Condicional Anticipada, que es una aplicación que permite a los beneficiarios de DACA viajar fuera de Estados Unidos y regresar legalmente.

Los abogados de Catholic Legal Immigration Network Inc. (conocida como CLINIC), han dicho que alrededor de 60,000 jóvenes mayores de 15 años calificarían para DACA en este momento y que deberían trabajar para reunir los documentos necesarios y buscar asesoramiento legal sobre el programa.

DACA fue creado por el presidente Barack Obama en una orden ejecutiva de 2012, y Trump firmó una orden ejecutiva cinco años después para finalizarla. El programa ha permitido a 700,000 jóvenes calificados, traídos a Estados Unidos cuando eran niños por sus padres sin documentación legal, para trabajar, ir a la universidad, y obtener un seguro de salud sin amenaza de deportación.

Los defensores de inmigración han exhortado a los partidarios de DACA presionar al Senado para que promulgue una legislación que otorgue a los destinatarios de DACA (conocidos como Soñadores) y aquellos con Estatus de Protección Temporal (o TPS, por sus siglas en inglés) una vía hacia la ciudadanía, aprobado por la Cámara el año pasado en la Ley de Sueño y Promesa.

Este año, el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes aprobó una enmienda el 15 de julio que impediría que el Departamento de Seguridad Nacional detuviera o deportara a personas cubiertas por los programas DACA o TPS. La enmienda al proyecto de ley de apropiaciones de seguridad nacional de 2021 fue aprobada por voto de voz, con apoyo bipartidista, según The Hill, un medio de comunicación político.

“Los beneficiarios de DACA y los titulares de TPS están construyendo sus vidas en este país. Tienen carreras, familias y negocios aquí”, señaló el representante Pete Aguilar (demócrata de California), quien patrocinó la enmienda.

“Son los primeros en responder en la primera línea de esta pandemia y están ayudando a que nuestro país y nuestra economía avancen en un momento de crisis. Esta enmienda simplemente codifica lo que ya sabemos que es verdad: que su hogar está aquí”, añadió Aguilar.

El representante Will Hurd (republicano de Texas), copatrocinador de la enmienda, dijo que, aunque la legislación era necesaria para garantizar que a los beneficiarios de DACA y TPS no se les pudieran negar autorizaciones de trabajo, el Congreso debe llegar a una “solución legislativa permanente”.

Por parte del Senado, 33 senadores demócratas, liderados por Kamala Harris de California y Dick Durbin de Illinois, escribieron al secretario interino de Seguridad Nacional el 16 de julio, exigiendo que el departamento “cumpla de inmediato” con la decisión de la Corte Suprema sobre DACA y “reincorpore completamente” las protecciones del programa.

“El Congreso y el pueblo estadounidense no han recibido ninguna información sobre el cumplimiento de su agencia con la tenencia de la corte”, decía la carta, agregando que “no está claro qué pasos, si alguno,” han tomado los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos para implementar la decisión de la corte.

“La decisión de Roberts requiere su cumplimiento inmediato. Esperamos su pronta garantía de que se respetará la decisión del tribunal y reabrirá DACA para todos los solicitantes elegibles”, dijeron los senadores.

El 16 de julio, el Centro Nacional de Leyes de Inmigración tuiteó un mensaje similar, señalando que la Corte Suprema había restaurado DACA y que la mayoría de los estadounidenses apoyaba la protección, pero la administración Trump ha estado “arrastrando los pies en lugar de seguir la ley, rechazando las solicitudes iniciales” para solicitantes de DACA.

También dijo que las amenazas de Trump de poner fin a DACA “y el rechazo de su administración a seguir la ley ha sembrado la incertidumbre entre los jóvenes inmigrantes, en un momento en que las tensiones ya son altas” a medida que aumenta el número de casos de COVID-19.